Nuestra ciudad atesora grandes sorpresas arquitectónicas y culturales. Ven a conocer Palencia, seguro que te sorprenderá por sus gentes, sus calles y su belleza natural.

Palencia es una de las grandes desconocidas de Castilla y León, sigue leyendo para descubrir todo lo que ofrece:

icon DATOS GEOGRÁFICOS

Palencia es la capital de la provincia de Palencia y se encuentra situada en la llanura de Tierra de Campos y a la orilla del río Carrión. Su altura con respecto al nivel del mar es de 749 metros y está a 235 kilómetros de Madrid. La provincia cuenta con 171.500 habitantes y la extensión es de 8.052 Km².

sun CLIMATOLOGÍA

Su carácter interior, apartada de toda influencia marítima, determina que el clima sea continental, con una amplia oscilación térmica. La temperatura media de enero es de 3,3 ºC y la de julio de 21 ºC, pero se llega a mínimas absolutas y hasta dos meses de heladas. Las precipitaciones anuales son escasas con una media de 414,2 mm, con un máximo primaveral y un mínimo veraniego. Los días despejados son 85 como media anual.

plate-fork-and-knife GASTRONOMÍA

Los productos típicos de Palencia son lechazo, menestra de verdura con ternera, sopa albada, capón en pepitoria, jijas (fritos de embutidos), caza, anguilas y truchas del Carrión, queso de Baltanás (de oveja), tortas de almendra, almendrados de Villoldo. Además de las rosquillas de palo en Semana Santa y las hojuelas de miel en Carnavales.

two-balloons FIESTAS

  • Las Candelas: 2 de febrero
  • Santo Toribio: 17 de abril
  • San Marcos: 25 de abril
  • Feria chica: principios de junio
  • Corpus Christi: 29 de mayo
  • San Juan: 24 de junio
  • San Antolín: 2 de septiembre

En torno a la festividad de San Antolín se celebra la feria grande, comenzando la última semana de agosto.

feather-and-ink HISTORIA DE PALENCIA

Los orígenes históricos de la ciudad son inciertos, pero de lo que sí hay constatación arqueológica es de asentamientos prerromanos en el solar de la ciudad actual, a la que los celtíberos denominaron Pallantia. El pueblo que la ocupó fue el de los vacceos: culto, agrario y con una poderosa organización militar. Con los visigodos llegó la etapa de mayor esplendor para la ciudad, pues la constituyeron en sede de la corte; además desde el siglo IV también era sede episcopal de relieve. La Edad Media es el período más turbulento de la historia de la ciudad, pero también el de mayor proyección en los acontecimientos en la historia de Castilla. Alfonso VIII fue el más decidido impulsor de la ciudad, al concederle fueros y el primer concejo libre, y establecer en ella la primera Universidad de España.

Es en el siglo XIV, cuando la importancia y el volumen que había ido adquiriendo la ciudad, obligan a la edificación de una catedral capaz de satisfacer las necesidades de una población pujante. Aunque la primera piedra de la nueva catedral se colocó en 1.321, las obras no concluyeron hasta finales del siglo XVI. La prosperidad económica del siglo XVI convirtió a Palencia, junto con las otras provincias castellanas, en el corazón económico y demográfico del Imperio. Uno de los acontecimientos más beneficiosos para la vida de la ciudad durante el siglo XVIII fue la construcción del Canal de Castilla por Carlos III. Las guerras del siglo XX, como la I Guerra Mundial o la Guerra Civil, favorecieron hasta cierto punto el desarrollo económico de la ciudad, cuyas industrias (harinera, lanera y de armas) eran imprescindibles para el abastecimiento de los beligerantes. Los años siguientes contemplaron cambios urbanísticos profundos en la ciudad, para hoy poder decir que Palencia es una ciudad agradable para vivir y que merece la pena visitar y disfrutar.

written-conversation-speech-bubble-with-letter-i-inside-of-information-for-interface CURIOSIDADES DE PALENCIA

Palencia es una de las ciudades más antiguas de la península, habitada por los vacceos hasta la invasión de los romanos, su iglesia fue sede de las Cortes Generales en el siglo XIV y lugar de residencia de Reyes.

La Catedral de Palencia posee, en el mismo conjunto, restos visigodos, románicos y góticos. Una inscripción en la Iglesia de San Lázaro da fe de su origen como hospital para leprosos.